streaming-12-2017-top
streaming-12-2017-top

“No hay nada que Dios no pueda hacer”, dice la mujer que “resucitó” después de ser dada como muerta

Dawn Cypret afirma que sólo sobrevivió por un milagro de Dios.

Dawn Cypret acababa de llegar a casa después de las compras de Navidad, cuando recibió una llamada telefónica del consultorio médico. Ella, que tenía dolores en la garganta supo que lo que sentía era mucho más grave de lo que imaginaba. Una vez que apagó el teléfono, llamó a la emergencia y dijo que estaba sufriendo un ataque al corazón. En el camino hacia el hospital, ella y su esposo oraron desesperadamente.

Mike recuerda: “Mis oraciones pedían a Dios para que nada le suceda a ella”. Dawn comparte: “Y yo dije: ‘Señor, no puedo dejar a mis hijos todavía. No puedo dejar a mi marido, ni a mi nieto, necesito más tiempo aquí’. En el hospital, los médicos descubrieron que cuatro de sus arterias estaban casi completamente bloqueadas, y ella necesitaría una cirugía de revascularización.

Mike dice: “Me preocupa, en aquella época, estábamos casados ​​hace 39 años y yo no quería perderla”. A falta de una semana para la Navidad cuando Dawn se fue a la sala de cirugía. Amigos y familiares, incluyendo su nieto Ethan pasaron a orar. Él comparte: “Me quedé de rodillas y empecé a interceder para que mi abuela se quedara a salvo”.

La cirugía fue conforme a lo planeado y Dawn fue llevada a la recuperación. Pero cinco horas después, ella tuvo que volver a la cirugía donde murió en la mesa. Mike recuerda: “Minutos después de que ella murió, vino un pastor”. Los médicos dijeron que Dawn estaba muerta hace 20 minutos cuando sin ninguna explicación su corazón volvió a golpear. Ella fue llevada a la UTI, pero los médicos advirtieron que ella tenía sólo una oportunidad de vida.

Dos días después, Dawn salió del coma inducido. En ese momento, Mike estaba en la sala de espera. “Dos de mis hijas entraron y conversaron con ella cuando Dawn abrió los ojos”. En la víspera de Navidad, Dawn estaba hablando. El esposo recuerda lo que sucedió. “Ella me dijo que había ido al cielo, que vio a Jesús, ella comenzó a contar todo”.

Dawn comenta: “Recuerdo haber realmente dejado este cuerpo, fui a las márgenes del cielo, no tardó mucho, de repente, empezamos a oír a la gente gritando: ‘Jehová, Jehová!’, Y mientras él atravesaba, irradiaba luz. En el momento en que vi esto, fue hermoso, éste fue el hombre que murió por el mundo, y yo estaba de pie junto a él “, Recordó.

Los médicos le dijeron a Dawn que probablemente nunca más caminaría debido al trauma quirúrgico. Pero ella creía en Dios y por un milagro, después de un año dejó la silla de ruedas para convertirse en una caminante. Dawn dice: “Yo digo que no hay nada, no hay nada que Dios no pueda hacer”.