streaming-12-2017-top
streaming-12-2017-top

Líderes evangélicos piden que Brasil también reconozca a Jerusalén como capital de Israel

Los diputados evangélicos quieren presionar al gobierno a seguir los pasos de la administración Trump y trasladar la embajada brasileña a Jerusalén.

Los líderes evangélicos y judíos en Brasil están celebrando la decisión histórica de los Estados Unidos a reconocer a Jerusalén como capital de Israel y la transferencia a su embajada allí, que actualmente se encuentra en Tel Aviv.

Los diputados evangélicos como el presidente del Grupo Parlamentario de Amistad Brasil-Israel, quieren que Brasil deje de votar a favor de resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas que condenan actitudes de Israel hacia Jerusalén y sus territorios.

“La comunidad evangélica aquí en Brasil ve con buenos ojos la actitud del gobierno Trump. “Es un movimiento importante para que el Estado de Israel se firme, para que el pueblo judío se firme, anunciando al mundo que Jerusalén históricamente siempre fue la ciudad santa de los judíos y del cristianismo”, dijo Jony Marcos (PRB-SE) a la BBC Brasil.

Otro grupo que ha presionado el gobierno brasileño es el Amigos de Israel, que hoy cuenta con 46 diputados y senadores – 31 de ellos también integrantes del Frente Parlamentario Evangélico.

A principios de 2018, tras el receso parlamentario, Marcos pretende reunir a integrantes de los grupos pro-Israel en Itamaraty con el objetivo de presionar al gobierno a seguir los pasos de la administración Trump y trasladar la embajada brasileña a Jerusalén.

Presión al gobierno

Marcos lamenta el hecho de que el gobierno de Brasil para continuar votando resoluciones de la ONU en la Asamblea General y de la Unesco para desenganchar a Israel de sus lugares sagrados . Él destaca que la Biblia es el registro histórico suficiente para comprobar que Jerusalén es la capital de Israel.

“Donald Trump está siendo un sembrador de la verdad”, afirma la pastora Jane Silva, presidenta de la Asociación Cristiana de Hombres y Mujeres de Negocios y la Comunidad Brasil-Israel.

Jane quiere reunir al menos un millón de firmas para presionar al gobierno brasileño a cambiar su postura sobre Israel y entregar el documento en febrero de Brasilia.

“Lo que el gobierno brasileño está haciendo es rasgar nuestra Biblia, rasgar nuestra fe. Brasil vota que Jerusalén no tiene que ver con el pueblo judío, con Israel. Si Jesús no es hombre judío, no tiene que ver con el pueblo judío, Brasil está tratando de desmontar la fe en el cristianismo “, criticó la pastora.

Posicionamiento brasileño

Mientras países como Francia, Alemania, Reino Unido, Turquía y China criticaron la decisión estadounidense de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, el gobierno brasileño no se manifestó. Ante esta neutralidad, Jane y Marcos afirman que hasta el momento, no notan cambios en la postura del gobierno brasileño en relación a Israel.

La única exigencia hecha por Itamaraty desde que Michel Temer asumió la Presidencia es el cambio en la redacción de las resoluciones en la ONU por los países árabes. Una de las reclamaciones está en el hecho de que el Monte del Templo es referido sólo por la denominación árabe, al-Aqsa o Haram al-Sharif.

En junio del año pasado, el entonces canciller José Serra divulgó una nota diciendo que Brasil revisaría su apoyo a la resolución, si no hubiera cambios en su texto. Los países árabes no presentaron esa resolución en octubre de este año, lo que puede indicar un temor de perder votos de Brasil y de otros países.

 

Fuente: http://guiame.com