Viaje a Israel
Viaje a Israel

“Hay avivamiento después del arrepentimiento”, dice pastor que perdonó a esposa embarazada de otro hombre

El pastor Bob dio su nombre al bebé demostrando que realmente perdonó a su esposa.

La peor pesadilla de un cónyuge es saber que su alma gemela puede tener un caso con otra persona. Eso es exactamente lo que sucedió con el pastor Bob cuando un joven de su iglesia comenzó a invertir fuertemente en su esposa, Audrey. A pesar de sus convicciones de que nunca se involucraría con otra persona, Audrey tuvo un caso sexual con el hombre.

“Como pastor vi que ese joven sólo necesitaba alguna orientación, lo invitamos a formar parte de nuestras actividades familiares”, dijo Bob. “Él comenzó a hacer todo por la gente”, dijo Audrey. “Cuanto más nos quedábamos juntos, más me elogiaba y decía: ‘Eres tan hermosa en todos los sentidos, yo quería encontrar a una chica tan bonita como tú.’ Sin embargo, nada había ocurrido ‘, dijo.

“El pecado lleva a la gente más lejos de lo que imaginamos, ese pequeño toque de la mano me electrificó de alguna manera y yo quería más de eso, el pecado nunca está satisfecho, tuve un caso sexual con ese chico por tres semanas y yo sabía que no podía continuar “, subrayó.

La verdad

Fue cuando Audrey decidió contar todo a su marido. “Yo dije toda la verdad”. Bob completó: “Mi mente empezó a inundarse con imágenes de ese chico”. Y las cosas no acabaron ahí. Audrey se quedó embarazada del chico. “En aquel día, no pensé que podía enfrentarlo todo, sentí que había explotado a toda mi familia”, dice Audrey.

“Yo grité a Dios: ‘¿me vas a perdonar?’ “Me fui a Bob y le dije y le pregunté si podía encontrar en su corazón algún motivo para amarme de nuevo”. Bob continúa: “Yo sabía que tenía que perdonarla, el perdón fue un proceso para mí, pero juntos elegimos a Dios”, planteó. “Estábamos esperando que Él pudiera rescatar, mi familia y mis hijos”.

Prueba del perdón

Después del nacimiento del bebé, Bob decidió dar su nombre al niño. “Le di mi nombre, ‘Roberto’. No quiero que mi hijo pregunte de quién es. Él es mi hijo ahora “, dijo Bob.

“El hecho de que él tenga su nombre muestra una aceptación completa”, resalta Audrey. “Es un vislumbre de lo que Dios hace por nosotros, no sólo nos acepta, no sólo nos perdona, sino que Él nos da su nombre y redime nuestra vida”. Bob puntualiza: “Hay un avivamiento después del arrepentimiento”.

El testimonio de la pareja (en inglés):