streaming-12-2017-top
streaming-12-2017-top

‘Con Cristo, todo es posible’ dice una residente sobre la reconstrucción de Puerto Rico

El paso de dos huracanes dejó a Puerto Rico casi completamente en la oscuridad. Muchos residentes aún no tienen electricidad y otras necesidades para recuperarse de la devastación.

CBN News visitó el devastado territorio estadounidense y descubrió lo que están atravesando los residentes que ven venir meses sin comodidades modernas e incluso algunos elementos esenciales que con tanta frecuencia tomamos por sentado.

El huracán María fue el huracán más poderoso que golpeó esta isla en más de 80 años. Era esencialmente como un tornado de 60 millas de ancho que golpeó el territorio.

La tormenta fue tan poderosa que soplaba la pintura de las paredes y la corteza de los árboles. Pero también destruyó esencialmente todo el sistema eléctrico.

Mientras el equipo de CBN News conducía por la isla, vio casi todos los postes dañados. Ellos no van a ser capaces de reparar esto, van a tener que básicamente reconstruir desde el suelo.

Puerto Rico bajo la crisis pre- María

Pero eso va a ser una propuesta muy difícil porque Puerto Rico estaba en mal estado antes de la tormenta.

La isla ha financiado sus operaciones con deuda por décadas. Han estado vendiendo bonos a los inversionistas de los Estados Unidos y, finalmente, el costo de esa deuda se hizo tan alto que no pudieron siquiera pagar los intereses y se quedaron sin pagar en julio, por lo que ahora son incapaces de pedir dinero prestado para el mantenimiento y las operaciones.

Muchos de los empleados de la compañía de energía descubrieron que iban a incumplir y temían perder sus pensiones, por lo que unos seiscientos de ellos abandonaron y tomaron una jubilación anticipada antes de que incumplieran esa deuda.

Lo que eso significa es que la compañía de energía local aquí ni siquiera tiene suficientes empleados para hacer mantenimiento en todo el sistema, y mucho menos reparaciones.

Además de eso, durante la administración Obama, unos 170 millones de dólares se destinaron a lo que llaman energía verde, es decir, molinos de viento y granjas solares. Bien, ¿adivina qué? Esas cosas también fueron destruidas por completo en este huracán.

Pasarán meses antes de que todo el mundo en Puerto Rico tenga electricidad, y cómo van a pagar por ello, hay que averiguarlo. Así que fuimos y hablamos con algunas personas que probablemente serán las últimas en obtener la electricidad de nuevo. Para conocer lo que les ha ocurrido, y lo que vendrá para ellos.

“Con Cristo, todo es posible”

Nilda Perales vive en el pequeño pueblo en la costa donde la tormenta tocó tierra por primera vez.

“Mi presión sanguínea aumentó debido al calor, y desde el 21 de septiembre no tenemos agua, así que estoy orando para que llueva y llene el tanque para poder bañarnos”, dijo.

Sus nietos están aprendiendo a vivir sin pasatiempos modernos, y los rumores son que no tendrán luz hasta el año 2018.

“Tengo que tener fe de que será más pronto que eso… porque esto no es fácil.”

Cerca de las torres de celulares que también quedaron dañadas… Nilda tiene un mensaje que enviar al mundo.

“En medio de la prueba, en el calor de la batalla, Dios está allí, nos da fuerza, nos da poder, porque sé que Dios lo tiene todo bajo control, en el momento en que lloramos, con Cristo, todo es posible, seguimos avanzando”, concluyó.