Viaje a Israel
Viaje a Israel

¿Cómo manejar las influencias externas del matrimonio? La Influencia Laboral

 

El pacto del matrimonio es atacado por una serie de influencias externas que de no ser manejadas pueden generar conflictos y divisiones entre los cónyuges; un gran porcentaje de los divorcios en realidad se dan NO por causas que pudieran considerarse escandalosas como el adulterio, más bien las relaciones comienzan a resquebrajarse con pequeños detalles que lastiman y que son las zorras que considera el Cantar de los Cantares 2:15 “Cazadnos las zorras, las zorras pequeñas, que echan a perder las viñas”; estas pequeñas zorras son esas actitudes o acciones que se permiten en la cotidianidad matrimonial pero que enfrían y distancian a los esposos, una de ellas es el exceso de trabajo o trabajo desmedido.

En esta oportunidad trabajaremos la influencia del trabajo, debido a que en nuestra sociedad es tan fuerte la necesidad económica, debemos hacer horas extras o emplearnos en una segunda plaza, esto hace que no le podamos dedicar tiempo necesario a la relación matrimonial e incluso a nuestros hijos.

Es posible también que seamos esclavos de nuestra vida laboral para llevar estilos de vida de lujos y darnos gustos en vestido, comidas y vacaciones, sin darnos cuenta que esto no es lo fundamental como lo son los valores matrimoniales y familiares.

¿Cómo manejar la influencia laboral?

  1. Tener una meta clara: los sacrificios que hace uno o los dos cónyuges frente al aumentar el ritmo laboral deben tener una meta o proyecto claro (casa, carro, estudio de los hijos, etc), estas metas o proyectos deberán presentarse delante de Dios. Es de vital importancia que se tenga claro que esta meta deberá responder a las preguntas: ¿Por qué? ¿cuando? ¿para qué? De lo contrario este status se volvería infinito generando frustraciones que harían que la relación se convierta en un tempano de hielo.

Una planificación clara nunca estará demás, “porque ¿quién de nosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?” Lucas 14 :28

 

  1. Dedicando tiempo de calidad: el tiempo de calidad debe concentrarse en escuchar a la pareja, atenderle, abrazar y en general en manifestar el amor que no se pudo ofrecer por la carga laboral, si a pesar del cansancio y el estrés logramos satisfacer las necesidades de nuestra pareja, ella (él) fácilmente comprenderá la situación ya que “todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” Eclesiastés 3:1

La recomendación es que el empleo no separe en distancia al matrimonio pero si lo hiciere debe considerarse que no sea por mucho tiempo o que permita que los cónyuges puedan encontrarse en un tiempo consensuado

 

  1. No vivir de acuerdo al sistema: muchas veces el consumismo nos lleva a hacernos esclavos de las últimas tecnologías, de marcas o de lujos de tal manera que tenemos que trabajar más para cubrir estos gastos quitando tiempo a nuestra pareja, llegando cansados y estresados al hogar, perdiendo el verdadero gozo por lo que Dios nos da, y que trae como consecuencia tristeza y división.

Aun en muchas de nuestras oraciones hacemos estas peticiones materiales a Dios a lo que él dice: “pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites” Santiago 4:3

Las escrituras son claras no nos conformemos a este siglo, sino seamos transformados por medio de la renovación de nuestro entendimiento.

El éxito del matrimonio está en mantener en equilibrio y armonía nuestro entorno, de ahí que la palabra de Dios siempre nos exhorta a no vivir en excesos, si no que por el contrario vivamos agradecidos constantemente por las bendiciones que llegan al hogar y con las cuales debemos aprender a administrar para llevar a cabo nuestros proyectos sin sacrificar a nuestra pareja. La relación de pareja no es fácil de ahí que debemos ser sabios y pacientes en cada cosa que emprendamos.

Milena Constanza Varón Roncancio

Jaime Alberto Garzón Barrios

Pastores y consejeros matrimoniales-Colombia