¿Cómo manejar las influencias externas del matrimonio? La Influencia de los amigos

El diseño de Dios para los seres humanos es que no es bueno que estemos solos, en ese sentido siempre estamos buscando a una persona con la que podamos compartir nuestras experiencias, en muchas ocasiones al llegar a un nuevo empleo, a un lugar de estudio o un nuevo espacio buscamos a personas para establecer una amistad y como dice la biblia “Y amigo hay más unido que un hermano” Proverbios 18.24; Sin embargo al hallar esposo o esposa debemos entender que es él o ella la persona que debe ser mi mejor amigo y corresponde a nosotros darle a nuestro cónyuge su lugar de importancia en nuestra relación y en nuestra vida.

La influencia de los amigos en el matrimonio puede ser tanto negativa como positiva por tal razón debemos aprender a discernir quien es nuestro amigo, ya casados no deberíamos contar mis asuntos de pareja a una persona soltera o divorciada es muy posible que nos puedan animar a abandonar nuestra relación; para considerar el tener tiempos de consejería en primera instancia las personas indicadas son nuestros pastores sin embargo si vamos a hablar con alguien más que bueno que fuese alguien casado, espiritual y escritural.

¿Cómo manejar la influencia de los amigos?

  1. Evaluar la influencia de nuestros amigos: La Nueva Traducción Viviente (NTV) en 1 Corintios 15:33 dice “No se dejen engañar por los que dicen semejantes cosas, porque las malas compañías corrompen el buen carácter” y Proverbios 17:17 dice “Un amigo es siempre leal, y un hermano nace para ayudar en tiempo de necesidad”

Así que debemos pedir a Dios el discernimiento para saber quién es o no mi amigo y que tipo de influencia ejerce sobre mi vida y sobre mi matrimonio, adicionalmente cortar con las amistades que nos influencian de forma negativa.

 

  1. Dar importancia y lugar a nuestro cónyuge: aunque pudiéramos haber tenido un mejor amigo antes de nuestro pacto matrimonial, debemos entender que nuestro cónyuge es la persona más importante, en ese sentido es su punto de vista el que debamos considerar para tomar cualquier decisión.

No debemos permitir que nuestros amigos hablen mal de nuestra pareja si lo hacen están hablando mal de nosotros mismos, recordemos que ya no somos dos sino uno.

Hay que ser sabios en cuidar nuestra relación al tener salidas con nuestros amigos más si son de sexo opuesto, tampoco queremos decir que hay que terminar con nuestras relaciones de amistad ya que nos hemos casado por el contrario esta relación es sana conservarla si es de buena influencia, que bueno tener la posibilidad que mi amigo sea también amigo de mi pareja.

 

  1. Buscar y conservar amigos de influencia: siempre es bueno tener personas como referencia, amigos que busquen en su vida el carácter de cristo, que sean un buen ejemplo y que nos permitan saber cómo han superado las crisis o actuado frente a las diferentes situaciones que se presentan en el matrimonio, una vez hayamos encontrado amigos así conservémoslos, Proverbios 18:24 dice “Hay quienes parecen amigos pero se destruyen unos a otros; el amigo verdadero se mantiene más leal que un hermano”

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (RAE) define la amistad como un afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato, el verdadero amigo debería ejercer siempre buena influencia sobre nuestras vidas, como lo hemos visto en los versos anteriores ayudan a nuestro carácter, nos apoyan en las dificultades y son leales, un buen amigo comprende que nos hemos casado y se alegra por ello y nos respalda y aconseja a fortalecer nuestro matrimonio, ese es el amigo que debemos tener.

 

Milena Constanza Varón Roncancio

Jaime Alberto Garzón Barrios

Pastores y consejeros matrimoniales-Colombia